domingo, 16 de agosto de 2009

En la Universidad Militar de las Fuerzas Armadas de Bolivia



Esta semana he dictando un curso sobre historia y prospectiva de la educación superior a escala global y en América Latina, en el Doctorado de Educación que se lleva adelante en la División de Programas de Postgrado en la Escuela de Comando y Estado Mayor de la Universidad Militar de las Fuerzas Armadas en Bolivia y una conferencia sobre las competencias profesionales al Curso del Estado Mayor alli localizado. Instalada en Cochabamba, ha sido para mi un jalón de un muy viejo interés de conocer y trabajar en el ámbito de las instituciones superiores militares. La primera vez que visualice el tema es a la ocasión de una conferencia que dicté en un Curso de Estrategia y Defensa Nacional de un postgrado militar en Uruguay hace ya muchos años. Estando al frente del IESALC-UNESCO había iniciado una negociación con el Ministerio de Defensa que para entonces encabezaba José Vicente Rangel en Venezuela para acompañar un proceso de reflexión sobre la formación superior en las Fueras Armadas, diagnosticar esa compleja realidad en transición, crear una red de instituciones militares y contribuir a su mejoramiento técnico, curricular y educativo. Ha sido otra de las tareas inconclusas e incontinuas. El año pasado tuve otro momento de avance en un interesante intercambio en Perú con la Escuela de Aviación que estaba buscando transformar su currículo y promover un enfoque por competencias. Ahora he tenido una nueva oportunidad de conocer y analizar el tema, a través de la oportunidad de trabajar varios días en Cochabamba en el Doctorado que coordina el Dr. y Coronel Fernando Rosas y al cual me acercaron los amigos Ramón Daza y Alvaro Padilla.
Hay una nueva realidad en la región donde seguramente hay más de un centenar de instituciones educativas superiores de las diversas Fuerzas Armadas. Es una situación también más compleja y que no se refiere al enfoque tradicional de los programas y de los aspectos de seguridad nacional. No sólo en muchos países cada cuerpo ha creado sus propias instituciones, sino además que han comenzado una importante política de apertura a la participación de contingentes civiles y se han focalizado en promover altos estándares de calidad. En Bolivia, además, la Universidad Militar ha decidido además promover un enfoque por competencias en sus diversos niveles de formación que las ha puesto en una compleja reingeniería académica. La reflexión de las competencias militares es sin lugar a duda un ejercicio teórico y conceptual muy interesante y se ha colocado allí como un punto de interesante reflexión novedosa. En este caso además es de enorme significancia llevar adelante el único programa de Doctorado en Educación hoy en el país, dimensiona la importancia de concebir un nuevo rol de estas instituciones en el ámbito educativo, y la apertura a un buen contigente interesante y preocupado académicamente de formarse de nuevos jóvenes bolivianos.
La foto de la biblioteca es una pequeña radiografía del cambio: a un lado las viejas bibliotecas, al otro lado las nuevas formas digitales de acceder al conocimiento.

Etiquetas: ,

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal