miércoles, 30 de marzo de 2016

Conferencia sobre el financiamiento de la educación superior realizada en la Universidad Andina Simón Bolivar (UASB) en Ecuador

https://www.youtube.com/watch?v=cTn-9cw4kZU

Articulo publicado sobre la educación superior privada en América Latina

https://files.acrobat.com/a/preview/621e0c1f-9356-4976-920c-18eeb39528ec

viernes, 18 de marzo de 2016

Hace unos meses en el 2015 editamos con Mary Morocho entre la Universidad Técnica Particular de Lija (UTPL) de Ecuador y Virtual Educa un libro titulado "Los problemas de la evaluación y acreditación de la Educacion a Dictancia" con 12 artículos con diversos enfoques desde varios paises. Hoy aproveche a que me escanearan mi articulo y lo colgue para que se pueda leer mejor que en su formato papel. Mi articulo se orientaba a analizar "Las complejidades de evaluar y acreditar la educación a distancia" https://cloud.acrobat.com/file/46b2b0b5-7c75-4d63-aa4c-5ea7f4a13542

domingo, 13 de marzo de 2016

Artículo: Futuros y universidades. Una arena en disputa en Uruguay.


https://files.acrobat.com/a/preview/a653b8b6-6ed4-4479-9051-b03b6aeea399


Rama, Claudio y Garrido, Lydia (2016) "Futuros y universidades. Una arena en disputa en Uruguay" pp. 421-448 en Miklos, Tomas y Arroyo, Margarita  (2016). El futuro a debate. Respuestas prospectivas y estratégicas ante la incertidumbre global. 592 páginas,  Limusa (Noriega Editores) - INAP (Instituto Nacional de Administración Pública), México. ISBN. 978-607-05-0777-9

lunes, 10 de agosto de 2015

Entrevista Dr. Claudio Rama, Director del Observatorio de la Educación V...

domingo, 19 de julio de 2015


Claudio Rama Vitale: “Hay un terremoto de cambios en las universidades”
   

una voz autorizada tiene una mirada amplia sobre educación en el continente
Una voz autorizada tiene una mirada amplia sobre educación en el continente
El tiempo pasa volando cuando nos sumergimos en el diálogo acerca de los desafíos de la educación superior a escala mundial. Claudio Rama es un experto y observa el fenómeno desde todos los ángulos.
_Es evidente que hay un cambio de paradigmas en la educación superior, ¿cómo describe este proceso?
Están cambiando muchas cosas en el terremoto universitario. En materia de paradigmas, que son las visiones del proceso de enseñanza-aprendizaje, hay dos grandes rupturas: la neurociencia y la economía de la educación.
Tenemos la visión interdisciplinaria, el pensamiento sistémico, la educación en red, el valor de lo digital y el conectivismo, cambios que nos muestran que las viejas concepciones están obsoletas; hay paradigmas emergentes que demandan aprender desde el escenario de la diversidad y comprender que la movilidad es parte del escenario. Se van transformando las percepciones y la práctica en la universidad.
_¿Cómo relaciona la neurociencia con el aprendizaje universitario?Hasta ahora no conocíamos la causa por la que se aprende. La educación se basó en los resultados sin comprender las causas. Hoy se ha descubierto cómo aprender idiomas ayuda contra el alzhéimer.
El siglo XXI será el siglo de la mente. Y muchos de los desarrollos teóricos en materia de investigación son los mismos paradigmas de la mente, que son las redes: investigación en redes, aprendizaje de redes. El aprendizaje es la conexión de campos diferenciados de problemas, la mente aprende cuando tiene que resolver un problema y eso va marcando una forma de aprendizaje y concepciones diferentes, que no tienen que ver con una teoría para interpretarse con una práctica.
Algunos de los desarrollos recientes en la neurociencia van transformando el sentido de la universidad y de esta en la sociedad. Hace unos pocos años, la Cepal hizo un estudio que concluía que para salir de la pobreza se necesitaba terminar el bachillerato.
Hoy se sabe que para salir de la pobreza se necesitan los estudios universitarios. El manejo de las complejidades tecnológicas, de las nuevas formas de producción, requiere estudios universitarios.
Dentro de poco, para manejar un vehículo de transporte público también se necesitará el manejo de GPS. La composición del conocimiento en el actual mundo de trabajo refiere que la fuerza bruta ya no es determinante, sino que para aumentar la productividad es con ideas e innovaciones. Hay que crear cosas que van a durar poco, pero que se basan en el conocimiento, en teorías, en estudios.
Están cambiando las visiones sobre cómo se aprende en una sociedad que ahora emplea el conocimiento de manera distinta: el mundo actual es la producción, la distribución, el intercambio y el uso de conocimientos y, además, todo eso de manera digital. Estamos en el modelo tecnológico y la universidad debe entrar al paradigma de lo virtual.
_Pero el paradigma digital, si bien es importante, no es la única transformación, ¿verdad?No, pero lo digital nos permite comprender los impactos que tiene. Por ejemplo, uno de los espacios donde ha avanzado la neurociencia es en medir la retención. Cuánto es lo que la gente puede retener.
Ya sabemos la retención de lo visual y de lo auditivo es más importante que la retención de la lectura, ya hemos visto que las personas aprenden unas por comparación, otras por experimentación, otras por el sonido, aprendemos de manera distinta.
Pero está claro que los sistemas que incorporan los componentes digitales permiten la interacción. No es igual un modelo de casos que la simulación de casos; no es lo mismo leer un texto lineal que leer un hipertexto, lo digital nos muestra que las capacidades de aprendizaje y de retención son mayores.
El mundo ha mejorado por las tecnologías y las tecnologías no habían entrado a la universidad. Hoy no debe haber un espacio universitario que no tenga atrás la posibilidad de un espacio virtual: una plataforma donde queden registradas las notas, los trabajos que los alumnos entreguen, donde se pueda verificar el plagio. Eso va armando modelos de evaluación que cada vez son más complejos.
En cualquier profesión lo que hacemos es diagnóstico y respuesta: un médico, un ingeniero, etc. Hoy se necesita manejo de datos en cualquier profesión y eso es a través de la digitalización.
_Uno se va dando cuenta de que el conocimiento no es eterno. Lo que aprendí hace cinco años ya está obsoleto ahora. ¿Qué implica eso para la universidad y para el profesional?
En este momento se está incorporando el licenciamiento en la recertificación de competencias, que es un gran desafío, porque el conocimiento no dura para toda la vida; más allá de los deterioros de la edad, aparecen nuevas ideas y teorías.
El mundo ya exige que se diferencie el título académico del examen ante un colegio profesional, que implique una habilitación y, después, a los cinco años, hay que recertificar.
Hay un mundo de innovación de conocimientos que demanda recertificación y ese es un rol de los colegios profesionales. El título académico no puede durar toda la vida. Si una persona no ejerce, no se prepara es imposible que pueda ejercer una profesión de cualquier materia, sin riesgo de error.
Es un mundo nuevo que va marcando la actualización. El conocimiento básico está en la graduación universitaria y cada vez son más las profesiones que requieren de especialización.
_¿Cuán importante es la certificación de las universidades para que los profesionales que gradúan puedan ser competitivos a escala nacional e internacional?Eso es una necesidad absoluta. Los países necesitan tener un sistema de licenciamiento para los programas y las instituciones de educación superior, de manera que sean aprobados en función de ciertos requisitos. Los países deben tener un sistema de evaluación y acreditación que incentive la calidad, que la premie.
Los profesionales necesitan tener un sistema de licencia para demostrar que tienen las condiciones para el ejercicio profesional ante sus colegios profesionales.
Se acabó el mundo que no evalúa. La modernidad es medir. A partir de que se mide, se hacen políticas, se mejora y todos tenemos un escenario en el que la vida de la sociedad requiere saber dónde estamos para saber a dónde queremos ir. Se precisa el cumplimiento de un mínimo de requisitos y, al mismo tiempo, un sistema de incentivos para tener lo mejor.
Estamos pasando de un sistema donde lo que importa es estudiar, a un sistema donde lo que importa es tener las competencias. No es ir a la silla y sentarse sino tener las mejores capacidades. Pero si se estudia en un sistema con paradigmas que ya no tienen vigencia, hay que cerrar esa universidad.
No se puede admitir una mala educación durante cinco años, porque eso implica perder la vida. El problema es que muchas veces se ha hecho politiquería que es que supuestamente estudias, pero en realidad no adquieres la capacidad para entrar en un mundo competitivo.
Con valiosas excepciones, en Bolivia hay dos extremos, una universidad estatal que se ampara en la autonomía y no es la fuente de conocimiento que se podría esperar y algunas universidades privadas que ven el negocio, pero que no generan profesionales competitivos.
Tenemos un modelo dual que es negativo: la evaluación es diferente para las universidades públicas y para las privadas. Hoy necesitamos un modelo sistémico: no puede haber profesionales que en una universidad se gradúan de una manera y en otra de otra manera.
Debe haber evaluación externa para que las autoridades académicas no sean juez y parte, de manera que participen otras instituciones con instrumentos probados para hacer ese trabajo. En América Latina funcionó un modelo que permitió que tengamos muchos profesionales, pero ahora hay que pasar de la enorme cobertura a la calidad. Se necesita un sistema que aumente la calidad, que incentive lo meritocrático.
También hay que controlar el fin del lucro. La persecución del lucro puede ir de la mano de la calidad, pero es probable que buscar únicamente ese fin, prostituya el objetivo principal. Todos deben tener los mismos estándares de medición de la calidad.
_¿El estado debe medir la calidad?La participación en la regulación debe ser de todos los actores. El Estado no es el único garante de la política pública, la sociedad, los colegios profesionales, los ámbitos regionales.
En Brasil la medición se hace desde Brasilia, pero eso es un error porque no es lo mismo el estado de San Pablo que el estado de Pará, se necesita la visión de lo regional. La evaluación debe ser sistémica y deben participar muchos actores, porque cuando solo mide un actor, puede caerse en la arbitrariedad y el desconocimiento.
_¿Eso pasa por la voluntad de las mismas universidades?Pasa por todos. En Bolivia, la información estadística es mala. Qué certeza puede tener un padre que manda a su hijo a la universidad si no tiene los resultados a su alcance. Se necesita información y el Estado debe contribuir, ya que la educación tiene fines de interés público, sean privadas o estatales.
En ese sentido, hoy no se puede tener maestros sin título universitario y sin maestría. La educación superior no es lo que era. El mundo ahora es distinto y demanda complejidad tecnológica en todas las profesiones, ya que todas las estructuras productivas de un país, demandan profesionales con posgrado. Si no es así, el país tendrá que importar las tecnologías.
No obstante, se puede observar que hay brechas entre la educación que se imparte en los diferentes países.
En muchos países, la prioridad la tienen puesta en la educación primaria y muchas veces ni siquiera está en la educación. Hoy la observación del Estado no puede estar solo en la cobertura, porque cobertura sin calidad es inequidad. La educación no debe ser escenario del manejo de la política y hay que aumentar la profesionalización de los docentes, de los académicos.
Eso implica establecer prioridades. El presupuesto público aún es bajo, faltan políticas y falta la apertura. América Latina sigue careciendo de un sistema regional de educación, por eso se necesita una apertura a la diversidad.
Un solo modelo, un solo tipo de estudiante o de institución es malo y la gran reforma pasa por reconocer que hay diversidad de entidades de formación académica: escuelas politécnicas, tecnológicas, multiculturales, a distancia, etc. El rol de los gobiernos es impulsar la diversidad.
_¿Qué es diversidad: movilidad de los estudiantes o adopción de prácticas exitosas de otros países en el nuestro?En un mundo global hay que ver el mundo, no para copiar, sino para ver. No somos lo que somos sino viendo el mundo. Ahora más que nunca, la innovación se produce en todas partes, la diversidad se da en todo sentido: visiones, modelos, etc. y eso implica una reforma.
El escenario actual requiere contribuir a las libertades de las personas: a que no haya currículums cerrados, a tomar créditos en otros países, a cambiar de universidades, es decir a un sistema que reconozca las diversidades en todo sentido, pero que también haga exámenes de licenciamiento y que se evalúen los programas. La peor esclavitud es la ausencia de información para tomar decisiones. Por eso, el sector público debe contribuir a informar.
_¿Cómo combinar la ampliación de la cobertura con la calidad?La universidad es selectiva por el esfuerzo. Las capacidades se construyen con el esfuerzo, la voluntad y el trabajo.
_¿Qué opina de la educación virtual?Es imprescindible. Hay que incorporar las tecnologías. Es la base, un enorme camino al futuro. Se necesita que la formación de profesionales en aulas virtuales tenga la misma calidad que la formación presencial. Es una educación más basada en el autoaprendizaje.
_¿Cómo ve la educación superior en 10 años?Hay una enorme tensión entre el desafío de modernizarse y la resistencia. Los factores impulsores son la tecnología, la demanda de los mercados y el mundo global, y son mayores cada vez. La universidad latinoamericana está en plena reforma.
Ustedes (Bolivia) necesitan una reforma, no hay un sistema de evaluación-acreditación, la política pública solo ha estado en las universidades multiculturales. Hay que abrirse a lo que está pasando. Cuando pasen las vacas gordas, lo único que quedará es el conocimiento
Fuente: www.eldeber.com.bo
- See more at: http://eju.tv/2015/07/claudio-rama-vitale-hay-un-terremoto-de-cambios-en-las-universidades/#sthash.66SIwPk6.dpuf

sábado, 31 de enero de 2015

Conferencia sobre las tendencias de la educación a distancia en América Latina en la Universidad Virtual de Guadalajara, México

https://www.youtube.com/watch?v=hYwinpw5FyI&feature=youtu.be

martes, 8 de julio de 2014

EL LARGO CICLO DE LA REFORMA DE LA DIFERENCIACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN URUGUAY. DE LA UNIVERSIDAD SISTEMA AL SISTEMA UNIVERSITARIO (1984 – 2013)

lunes, 19 de mayo de 2014

El nuevo decreto de regulación universitaria

OPINIÓN - Diario La Republica

El nuevo decreto de regulación universitaria

Publicado el 19/5/2014 - 7:00
El Poder Ejecutivo ha aprobado el 28 de abril del 2014 un nuevo Decreto de regulación de la educación superior privada, con miras a actualizar el Decreto primigenio 308/995 sobre el cual se ha estructurado la dinámica de funcionamiento del sistema terciario privado. El argumento de la actualización de la normativa existente se refiere a la existencia de cambios en las instituciones, al desarrollo de los postgrados y a la necesidad de regulación de la educación a distancia.
El Decreto tiene varios años en discusión y su redacción parece expresar un equilibrio o un tira y afloje entre las posturas políticas del MEC y la Udelar y las de las Universidades Privadas. Repite muchos de los conceptos y artículos de la norma anterior y avanza en varias sobre las cuales ya el Consejo Consultivo de Enseñanza Terciaria Privada (CCETP) y el MEC habían pretendido ir avanzando sobre las base de diversos Dictámenes y de cuya validez, a carecerse de Decreto, planteaban inclusive dudas de su soporte legal y que habían tenido observaciones.
Los ejes centrales adicionales del Decreto se orientan a imponer una mayor rigidez en los plazos de presentación de nuevas carreras al MEC que ahora pasan a ser previas a su inicio, a pesar de que el problema central son los tiempos de aprobación en el MEC; la separación entre Maestrías Académicas y Maestrías Profesionales con lo cual riega el camino ya planteado de que aquellos que tengan Maestrías profesionales no puedan cursar doctorado y el carácter casi solo de investigación de los doctorados con lo cual propende a limitar la expansión de este ciclo en el sector privado y nuevos requisitos para el ejercicio de la docencia en términos de certificaciones y localización.
Al tiempo el Decreto tiene un avance al comenzar a darle una mínima libertad a las instituciones a los 20 años de su existencia en relación a poder hacer algunas actualizaciones a los programas que les permitan mantener actualizados sus niveles de calidad y a comenzar a habilitar la autorización de programas a distancia en el país buscando cubrir la enorme carencia de acceso a la educación terciaria en el interior.
El Decreto tiene sin embargo dos grandes yerros. Uno educativo y otro normativo de tipo constitucional. En lo educativo, el Decreto continua avanzando en una dinámica sistémica de carácter dual por la cual las normas de regulación del sector público y las del sector privado son distintas. A pesar de que los mercados laborales y los conocimientos son únicos, y que toda la experiencia educativa muestra la existencia de regulaciones sistémicas que incluyan a todos los sectores y actores educativos como base de una dinámica de igualdad de oportunidades y de movilidad, el Decreto no apunta hacia un marco normativo de tipo sistémico y no redundará en una dinámica educativa coherente a escala nacional, y que hubiera requerido una Ley.
Esta falencia, se expresa con total crudeza en tanto el Decreto es violatorio de la Constitución en sus artículos 7, 8, 36 y 53 que establecen la libertad de trabajo y donde expresamente se dispone que ella sólo puede ser limitada por Ley. Los Decretos tienen un rango inferior y claramente a través de este instrumento no se puede regular los artículos constitucionales. Ello fue reafirmado en consulta con dos abogados, uno de los cuales constitucionalista. El articulo 7 de la Constitución establece que nadie puede ser privado de los derechos al trabajo sino conforme a las leyes que se establecen por razones de interés general. Esta situación se da en los artículos del Decreto que establecen limitaciones al ejercicio de la docencia, como por ejemplo el artículo 12 inciso b que pone un porcentaje de docentes obligatorios. Bajo este artículo si una universidad quiere instalar un centro en investigación en Tupambae, por ejemplo, parte de su personal científico tiene que ser de allí, aunque no tenga inclusive las competencias.
Tarde o temprano se deberá discutir una Ley de Educación Superior y desarrollar un cuerpo normativo con consenso y sustentado. Construir una regulación de un sistema universitario sobre castillos de arena de dictámenes, resoluciones y decretos y que finalmente dan al administrador poderes discrecionales no es la forma por la cual se construyen hoy en el mundo las sociedades del conocimiento.

viernes, 17 de mayo de 2013

Panel sobre Educación

El sector “Batllistas de Ley” que lidera el senador José Amorín Batlle convocó el pasado miércoles a un panel sobre Educación. Durante el mismo disertaron Renato Opertti, reconocido consultor de Naciones Unidas en la materia, Graciela Bianchi, ex directora del Lieco Bauzá, y Claudio Rama, consultor internacional y actualmente Decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad de la Empresa.

Opertti: Un Ministerio de Educación de verdad e inclusión de calidad

El reconocido especialista Renato Opertti planteó la imperiosa necesidad de contar con un verdadero Ministerio de Educación, exclusivamente dedicado a esa área, que constituya el efectivo rector político de todo el sistema, tal como ocurre en el resto del mundo.

Asimismo, propuso crear una Agencia de Desarrollo y Evaluación Curricular, elaborar un único marco curricular para las etapas inicial, primaria y secundaria del sistema, transformar la educación primaria de 6 años en básica de 12 años con egreso universal, convertir la educación secundaria y técnico-profesional (del grado 10 en adelante) en centros de educación de jóvenes con diversas ofertas, personalizar la educación y cambiar la formación docente, entre otros aspectos.

También señaló que el acuerdo político constituye una instancia clave para introducir los cambios.

Bianchi: Volver a las fuentes y trabajo en una comisión técnica pluripartidaria

La Dra. Graciela Bianchi destacó que la educación hoy está bloqueada por una alianza político-sindical que es necesario romper. Para ello, propuso un retorno a las fuentes, mencionado a José Pedro Varela y José Batlle y Ordóñez, en cuanto a la necesidad de que exista un proyecto de país que dé sentido a la Educación.

En ese sentido, Bianchi adelantó que se ha conformado una comisión técnica, de integración pluripartidaria, aunque mantuvo en reserva los nombres de los integrantes para no contaminar el trabajo técnico con debates político-partidarios.

La Dra. Bianchi fue particularmente dura con las administraciones del Frente Amplio —pese a seguirse reconociendo parte de éste— señalando las carencias en materia de gestión, de recursos humanos y de orientaciones políticas en general. “No se puede seguir haciendo socialismo con los bolsillos de la clase media y los trabajadores”, señaló con dureza, arrancando aplausos.

Rama: Las insuficiencias del nivel universitario y cómo superarlas

El economista Claudio Rama comenzó formulando un diagnóstico de la actual situación del país en el nivel universitario. En tal sentido, destacó la baja eficiencia de titulación (apenas un 28%), la baja calidad de los egresados (todos los estudios indican bajas competencias), una muy baja matrícula de posgrados, una alta inequidad social universitaria (prevalencia de estudiantes de los dos quintiles de ingreso superiores y una exclusión de los estratos más pobres, que se empeoró desde 2006), inequidad de géneros, desigualdad regional y carencia de estándares y políticas comunes a todas las ramas.

A efectos de superar el actual estado de cosas, Rama propuso definir a la educación como una inversión (dejando de castigarla tributariamente a través del IRPF), establecimiento de una prueba nacional obligatoria evaluativa para ingresar al nivel universitario, crear un sistema de licenciamiento y recertificación de competencias profesionales y establecimiento de un sistema de pasantías estudiantiles y auditar el Sistema Nacional de Investigadores para desterrar las prácticas de amiguismo y corrupción, entre muchas otras iniciativas.

Amorín Batlle: La Educación, antes que la Seguridad, debe ser el centro de la campaña electoral


El Senador colorado señaló que la Educación era aún más importante que la Seguridad Ciudadana y por ello mismo debe ser el centro de la próxima campaña electoral porque es el tema que marcará el rumbo del país en los próximos años.

Amorín señaló que lejos del “país del no se puede” al que se refirió el Presidente Mujica, sí es posible, con decisión política, abordar los cambios educativos que reviertan la desastrosa situación del presnte. 

sábado, 24 de noviembre de 2012

Conferencia: La virtualización de la educación presencial
Universidad Nacional de Colombia
http://blip.tv/universidad-20/la-virtualizaci%C3%B3n-de-la-educaci%C3%B3n-presencial-claudio-rama-6452232

martes, 30 de octubre de 2012

Encrucijada de caminos para la investigación universitaria

Encrucijada de caminos para la investigación universitaria


Claudio Rama

(Publicado en La República, Montevideo, 30/10/2012)



Un reciente informe sobre Investigación & Desarrollo en el Uruguay afirma que existe un nivel bajo de inversión y escasa articulación con la producción como develan todos los ranking. Las causas son múltiples: universidades centradas en la formación profesionalizante de grado y catedrática, sistemas productivos que compiten gracias a ventajas naturales o carencia de doctores y desarticulación entre la academia y el mercado. Pero recientemente la estructura productiva comenzó a incorporar tecnologías locales que ha hecho más patente la debilidad y la necesidad de crear nuevos mecanismos de incentivo a la creación de conocimientos. Es consistente que en este nuevo contexto se impulse la discusión sobre la construcción de una nueva arquitectura de incentivo y regulación de la investigación. Es tal vez el tema más importante y complejo de cara al futuro del Uruguay: construir un sistema de innovación e investigación desideologizado, competitivo, sistémico y articulado a las demandas reales. Más allá de que el sistema académico y político parece concertar en el rol y la orientación concreta de la ANII, es un proceso con bajos consensos y altas diferencias: la UDELAR plantea la necesidad de más recursos presupuestales públicos para ellas, para las privadas incentivos y para el MEC la falta de investigación nacional descansa en la baja participación de las universidades privadas.

Estamos frente a un problema de recursos, de orientaciones, de arquitectura y de concertaciones y legitimaciones, en tanto la investigación es una alianza entre el Estado, el mercado y la academia. Es una actividad que requiere libertad y autonomía, protección intelectual e incentivos, y mucha competencia y capital de riesgo. Ella no tiene resultados asegurados, sino largos tiempo de maduración, y complejas articulaciones internacionales, entre el conocimiento básico y el aplicado y entre la academia y el mercado.

En Uruguay hay varias líneas viejas por las cuales pesada y burocráticamente transita la investigación y que requerirían verdaderas reingenierías, así como nuevas líneas que requerirían más incentivos e impulso y preservar que no se tornen sistemas de amigos, mecanismos de legitimación de tribus académicas, burocracias papelescas o sistemas sin resultados reales.

El pivote del sistema es la Agencia Nacional de Innovación e Investigación a través de fondos concursables asociados al sector privado o demandas de investigación y que se ha constituido en el actor legitimado más importante en esta orientación y que debe ser preservado. El Sistema Nacional de Investigadores que distribuye fondos a los investigadores con el riesgo de visiones desde los comisarios políticos que tienden a actuar con relativa subjetividad, desvalorización de indicadores cuantitativos y alta dependencia de tribus académicas idologizadas y que ya parece requerir ser auditado seriamente por un órgano externo. La investigación de las privadas, casi inexistente como en todas partes del mundo sin fondos públicos, ya que en ningún lado se puede investigar a partir del financiamiento de las matrículas y menos sin doctorados autorizados y que requiere ser reanalizados. La UDELAR que realiza la investigación burocratizada con pésima eficiencia entre recursos y resultados y mucha ideología, pero que sin duda es el ámbito más importante de la investigación y que requiere ser preservado y donde los recursos deben estar asociados a resultados. Hay también en puerta un reciente camino, que deberá ser expandido de cara al futuro, de donaciones empresariales asociadas a exoneraciones tributarias. A escala mundial los sistemas de patrocinio y esponsoreo son los mecanismos más importantes de impulso a la investigación científica. Saca de la mano de las tribus ideológicas la evaluación de proyectos, la selección de investigadores y la asignación de recursos y pone a la sociedad en la gestión de la investigación pero sobre rumbos y marcos muy detallados. En Uruguay, se inició este recorrido con la Ley 18.083/2007 que creó un tratamiento fiscal beneficioso para quien realiza donaciones para investigación, permitiendo a las empresas disponer a su criterio una parte de los impuestos que pagarían, y seleccionando en qué proyecto de investigación quieren apoyar en lugar de volcar al estado la totalidad de los impuestos. Con ello, las orientaciones de la investigación son más amplias, el costo de la fricción del impuesto (gasto burocrático) se reduce, y las unidades de investigación compiten por recursos sobre quién desarrolla el mejor proyecto. En este contexto si una empresa realiza una “donación especial” ella dona solo el 18,75% ya que recupera el resto con certificados de crédito (75%) y computa fiscalmente el 25% restante como gasto, en su declaración jurada anual del impuesto a las rentas y al patrimonio. Ello actualmente sólo hasta el 5% del monto imponibles, pero dado la enorme lista de entidades autorizadas, ya se ha planteado que se aumente a 10% el porcentaje de renuncia fiscal con destino a proyectos autorizados por el MEF y que incluyen el control de los fondos donados, así como plazos y rendición de cuenta (Ley 18.834/ 2011). Los caminos están trazados, hay que decir cual es la combinación más eficiente y segura de llegar a los resultados que hoy no tenemos.

lunes, 22 de octubre de 2012

Presentación del libro : La nueva fase de la universidad privada en América Latina", MAGRO editorial - UDE (Universidad de la Empresa) en Montevideo




Distinción de Doctor Honoris Causa por parte de la Universidad Católica Los Angeles Chimbote de Perú


Distinción como Doctor Honoris Causa de ULADECH al Dr. Claudio Rama


En el marco de la ceremonia académica por el XIII Aniversario de la Escuela Profesional de Enfermería y en mérito a su destacada labor como docente e investigador en temas de educación superior, el dia 11 de octubre del 2012 en la ciudad de Chimbote, Uladech Católica confirió el grado de Doctor Honoris Causa al Dr. Claudio Rama Vitale ilustre visitante de nuestra casa superior de estudios que llegó para presentar el libro titulado  “La Responsabilidad Social en la Educación a Distancia”.
Fue el Dr. Julio Domínguez Granda, rector de nuestra universidad, quien se encargó de conferir tal distinción ante un público integrado por docentes y estudiantes de enfermería que aplaudieron este importante reconocimiento a tan brillante educador laureado por varias universidades por su fructífera carrera de profesor, investigador y consultor en temas de educación superior y a distancia en Latinoamérica.
El libro fue presentado meses atrás en un evento académico internacional en Panamá con la participación de nuestro rector Julio Domínguez quien es editor del texto y fue precisamente él quien dirigió algunas palabras antes de la charla magistral del Dr. Rama Vitale.

Enfocando el significado del libro en la organización de Uladech Católica invocó a los jóvenes estudiantes a entender que se impulsa la responsabilidad social para alcanzar la misión de ser una universidad inclusiva formadora de capital humano e identificado con la doctrina social de la Iglesia.
Por su parte, el Dr. Claudio Rama resumió que no hay profesional competente si no hay ética y en este sentido instó a construir una sociedad con valores y principios, para referirse a la importancia de la responsabilidad social en una universidad.

En este evento realizado la noche del martes en el Centro de Convenciones de Uladech Católica estuvieron presentes en la mesa principal acompañando al rector, el Gran Canciller Monseñor Francisco Simón Piorno, los decanos de las facultades de Educación y Humanidades y de Ciencias de la Salud, Pbro. Dr. Juan Roger Rodriguez y Dr. José Rojas Barrios, así como la Directora de la Escuela de Enfermería, Magíster Carmen Gorritti.

Distinción de Doctor Honoris Causa por parte de la Universidad Inca Garcilazo de la Vega del Perú

NIVERSIDAD GARCILASO CONDECORÓ A RECONOCIDO INVESTIGADOR URUGUAYO
 
La Universidad Inca Garcilaso de la Vega otorgó el grado de Doctor Honoris Causa al Investigador y Decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad de la Empresa (Uruguay) Dr. Claudio Rama Vitale, en mérito a su excelente trayectoria personal y profesional.
Ceremonia de Honoris Causa se realizó en las instalaciones de Rectorado.
La condecoración estuvo a cargo del Rector Dr. Luis Cervantes Liñán, quien impuso la medalla, el diploma y la Resolución del Consejo Universitario al ex Director del Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe de la UNESCO, resaltando sus logros y experiencia alcanzada como investigador, profesor y consultor en temas de educación superior, tales como las Nuevas Tendencias Académicas en Latinoamérica, así como los Postgrados de América Latina y el Caribe en la Sociedad del Conocimiento.
Rector Dr. Luis Cervantes Liñán otorgó el reconocimiento al Dr. Claudio Rama Vitale.
En la solemne ceremonia realizada en las instalaciones de Rectorado estuvieron presentes los miembros del Consejo Universitario, y funcionarios de esta casa de estudios.
Decano de la Escuela de Posgrado Dr. Juan Carlos Córdova Palacios.
La lectura de la semblanza del Dr. Claudio Rama Vitale estuvo a cargo del Decano de la Escuela de Posgrado Dr. Juan Carlos Córdova Palacio, quien destacó el nivel profesional y su vasta producción literaria. "Es un honor otorgar la máxima distinción académica que la Universidad Garcilaso posee, al investigador, profesor y consultor en temas de educación superior Dr. Claudio Rama Vitale, quien ha escrito 17 libros; tiene 6 libros como co-editor y diversos ensayos publicados en más de 50 libros. Ha recibido en dos ocasiones el Premio Nacional de Literatura de Uruguay por sus escritos académicos, además de tener 26 reconocimientos en diversas instituciones académicas en el mundo", señaló.
Secretario General Dr. Oscar Romero Aquino..
Acto seguido, el Secretario General de la Universidad Garcilaso Dr. Oscar Romero Aquino leyó la Resolución de Consejo Universitario Nº 953-2012-CU-UIGV, que otorga por unanimidad el Grado de Doctor Honoris Causa al homenajeado, como parte de la política de esta casa de estudios en reconocer la obra de destacadas personalidades en diversas disciplinas.
Flamante Doctor Honoris Causa Dr. Claudio Rama Vitale.
El flamante Doctor Honoris Causa Dr. Claudio Rama Vitale agradeció a la Universidad Garcilaso por otorgarle el mencionado reconocimiento. "Agradezco en primer lugar por el excelente recibimiento que me han brindado en sus instalaciones, me siento emocionado por tal distinción de esta prestigiosa casa de estudios, la cual motiva aun más a seguir cumpliendo objetivos en mi vida profesional", indicó.
Autoridades de la UIGV posan junto al homenajeado.
La ceremonia de reconocimiento culminó con el brindis de honor, para luego realizar la foto entre las autoridades de la UIGV y el homenajeado.

viernes, 3 de febrero de 2012

Nuevas universidades, regulación externa y pérdida de autonomía

La República, Montevideo, 22-11-11

Claudio Rama
Economista; Doctor en Educación; Doctor en Derecho; ex director del Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC)

La universidad “arquetipo” latinoamericana del siglo XX careció de regulación externa. La Reforma de Córdoba impulsó un modelo universitario autónomo por el cual se autorreguló a partir de leyes de autonomía donde los gobiernos perdieron su potestad de fiscalización y de fijación de políticas universitarias como tuvieron anteriormente. A partir de allí las universidades dejaron de rendir cuenta de sus actos y los gobiernos se limitaron a transferir recursos en partidas genéricas, no asociadas a resultados establecidos. La discriminación del gasto y los controles de trabajo quedaron en manos de la comunidad universitaria y en general derivaron en dinámicas de gestión corporativas de docentes con el apoyo de las vanguardias estudiantiles en el marco de una cooptación para su ingreso como futuros docentes. Este camino de la cogestión no fue acompañado de firmes controles externos de calidad.
Este modelo basado en general en situaciones de monopolio universitario, entró en tensión con la diferenciación universitaria y la creación de múltiples instituciones públicas y privadas desde los 80. Se tornó imposible un funcionamiento donde cada institución pudiese fijar sus propios criterios autónomamente. En el ámbito universitario, este pasaje del Estado ejecutor al Estado regulador, es una dinámica llena de resistencias. En un inicio la debilidad de los gobiernos determinó que se establecieran sistemas de regulación duales, autónomo-estatal. Ese camino sin embargo complejizó la dinámica educativa, en tanto toda regulación por definición es sistémica para que los mercados de demanda y oferta de profesionales funcionen eficientemente y permitan alcanzar niveles de calidad, información y oportunidades iguales.
Por ello se ha iniciado el lento y conflictivo pasaje desde una autorregulación autónoma y dual hacia una nueva regulación sistémica y externa, que recae en ministerios o consejos que asumen potestades de regulación. Con la aprobación de nuevas leyes de educación superior, los gobiernos y las sociedades comenzaron a regular estableciendo criterios de oferta, tipología institucional, extensión de los cursos, exigencias de graduación y demás sistemas de aseguramiento de la calidad. Tal nueva fiscalización, lenta, contradictoria y confusamente, está construyendo la nueva arquitectura de regulación y de la política universitaria, y es parte de la agenda en curso también en el Uruguay.
La dinámica de la construcción de regulaciones sistémicas y de política universitaria nacional está asociada finalmente a la diferenciación de las instituciones, tanto públicas como privadas. Cuando no ha existido diversidad de universidades, la política pública se focalizó solo en fiscalizar y controlar la nueva oferta privada, mientras el monopolio público establecía sus propias reglas. Ello ha tenido múltiples costos e ineficiencias que serían largos de detallar, como las dificultades de movilidad, diferencias de años de estudios o de requisitos de docencia entre ambos a pesar de iguales certificaciones.
La introducción de regulaciones externas ha sido resistida por las universidades públicas en casi toda la región, donde las corporaciones amparadas en su saber académico propenden a manejar autónomamente los recursos y mantener las estructuras de poder conquistadas. En Uruguay hablamos de 380 millones de dólares que es el presupuesto de Udelar. Sin embargo, en todos los países finalmente se han introducido políticas y leyes nacionales, y solo se mantienen esas autarquías y políticas duales donde aún perduran monopolios universitarios. A la fecha exclusivamente en Haití, Guatemala, El Salvador y Uruguay. En toda la región existen lógicas y regulaciones sistémicas a partir de múltiples leyes de educación superior que llevaron a los gobiernos a fiscalizar la calidad de todas las instituciones. Esta ausencia en Uruguay es una de las causas que inciden en la calidad. Digámoslo crudamente: el actual modelo de autonomía corporativa es uno de los problemas que incide en la baja calidad y por ello en toda la región se ha iniciado un proceso de desautonomización y de reforma de la relación universidad – Estado. Así, la autonomía, gestada bajo modelos monopólicos públicos, ha comenzado en toda la región a ser socavada y el Estado está retomando parte del poder de regulación y fiscalización. En los 90 ello se expresó en la autonomía responsable y la rendición de cuentas. En esta década el desafío son los estándares comunes y las regulaciones externas. La educación como un bien público que reclama la Unesco significa que con recursos públicos hay un deber moral y político de informar a la sociedad, de ajustarse a los objetivos de la sociedad, de supeditarse a la política pública, la cual se expresa en los poderes públicos en las democracias. Es parte de un proceso a escala global en el cual se está cambiando desde la autorregulación universitaria al establecimiento de regulaciones externas a las instituciones y el fin de la autarquía y los manejos corporativos en la educación.
Uruguay ¬tal vez- está iniciando un recorrido largamente atrasado de estas agendas políticas. Cuatro diputados de todas las fuerzas políticas presentaron una propuesta de creación de una nueva universidad pública, y el Ministerio de Defensa dio los pasos para integrar sus servicios educativos y que debería llegar a una Universidad Militar entre todas las fuerzas. Si este camino no se bloquea tarde o temprano, se tornará imperiosa la creación de normas nacionales y políticas de educación superior sistémicas, superando el modelo dual que es un centro deslegitimador de la política pública, que genera ineficiencias de recursos, ayuda al corporativismo y marcha a contramano de las requerimientos de los mercados laborales y de la necesaria articulación para facilitar la movilidad académica y estudiantil. Sin embargo, para facilitar la creación de diversas universidades, se requiere proyectar una ley de educación superior, una nueva arquitectura de regulación y políticas universitarias desde el Estado con estándares mínimos obligatorios de autorización y funcionamiento de los programas e instituciones universitarias. Uruguay es hoy tal vez el único país del mundo sin una ley de educación superior. La necesaria diferenciación institucional requeriría un sistema de normas, y allí es donde se localizan las resistencias a la creación de nuevas universidades.

Mesa redonda: El rol del docente

Intervención en Foro de la Universidad de Montevideo (Uruguay) sobre el "Rol del docente" noviembre 2011

http://www.youtube.com/watch?feature=endscreen&NR=1&v=R14sHxOo9y0

jueves, 2 de febrero de 2012

Competencias profesionales: nuevo eje de las reformas universitarias - Claudio Rama

Publicado en La República, Montevideo, 2 de febrero del 2012.

Desde mediados de los noventa la región inició una oleada reformista educativa centrada en la evaluación y acreditación. Fue una etapa marcada por tensiones entre la autonomía y la regulación externa y que buscaba mejorar la calidad a través de la creación de agencias de acreditación de calidad. En su inicio voluntarias, basadas en indicadores de insumos y procesos, de tipo académicas, presenciales, algo burocráticas y cada vez más formales pero que contribuyeron a impulsar una cultura de la calidad y abrir un lento camino de reformas en los sistemas universitarios. Uruguay, sin embargo, fue uno de las pocas excepciones que no incorporó un marco normativo sistémico en la materia y apenas tuyo una acción muy limitada a través del MERCOSUR. Dentro de estas reformas de la calidad se están impulsando cambios en los modelos educativos que ponen el acento en el currículo por competencias, promueven una nueva articulación entre educación y trabajo y un cambio en el enfoque de la pertinencia de la universidad. El eje de estas transformaciones está en la centralidad de las competencias en el proceso educativo y no la mera transferencia de información o conocimientos. Ello se está realizando a través de múltiples instrumentos: pasantías y prácticas, enseñanza basada en problemas, competencias genéricas transversales como idiomas, ética o informática; estudios de casos; modelos de simulación; pedagogías informáticas; enseñanza en el lugar de trabajo o movilidad internacional. Se busca superar las visiones teorizantes y la enseñanza como un mundo de meros conceptos e ideas. Esta reforma enfrenta sin embargo múltiples resistencias. Desde los tradicionales enfoques ideológicos o de las corporaciones, ella implica una pérdida de control por parte de las universidades sobre la dinámica educativa y la sumisión de las ofertas a las demandas del mercado y la lógica del trabajo. Para otros, esta reforma curricular es la que permite una real pertinencia de la enseñanza, detener el retraso educativo y poner al estudiante como centro del proceso educativo.
Es parte de un camino que plantea el “saber hacer” como objetivo inseparable del “saber” e implica un cambio sobre que es y quién define la calidad. En Europa el sistema universitario se basa en un enfoque por competencias, y en la región más países, como México o Brasil, avanzan en este camino. USA, es el mejor sistema universitario, en parte porque desde el siglo XIX el pragmatismo es la base filosófica de la educación. Vale releer como Varela valoró y trató de incorporar esas ideas en el Uruguay.
Este enfoque instrumental no es sólo el esquema para organizar los contenidos y las ofertas educativas, sino que impone una organización educativa centrada en el aprendizaje por encima de la enseñanza. Es la base que impulsa la incorporación de tecnologías de autoaprendizaje y un cambio en el rol del docente; que incorpora a los Colegios profesionales, las empresas y la sociedad en los rumbos educativos, que busca sincronizar el trabajo con la enseñanza, agrega nuevas competencias no profesionales y concibe la calidad como la adquisición de la cartera de competencias de las personas. En lo teórico, gesta pedagogías centradas en el entorno, supera los enfoques academicistas a través de la práctica y da mayor libertad a los estudiantes en sus caminos de vida al interior de la creciente sociedad global del conocimiento.
Es éste un debate incipiente y aún caricaturesco: para unos como camino hacia la calidad, la pertinencia y la internacionalización en esta sociedad global del saber; para otros, un paso en la mercantilización del conocimiento, el vaciado de contenidos y la robotización profesional. Pero así empiezan las discusiones y los procesos de creación de ideas y de definición de estrategias: con el camino de la discusión política. Nuestro sistema educativo uruguayo esta focalizado en transferir conocimientos y no en formar competencias. Allí está el nudo de la “cuestión” educativa. La alta deserción en educación media y la falta de capacidades de muchos egresados es una prueba. La necesidad de una universidad tecnológica es apenas una expresión de una necesidad de una enseñanza que de competencias a sus egresados y que supera las carreras técnicas, para tener que concebirse en toda la educación. En Uruguay, sin duda que hay problemas educativos de estructura y arquitectura organizacional y más aún de poder y de gobierno. Pero el problema central y por ende el debate no debería focalizarse en un maniqueismo entre dirección corporativa o política. Tendría que centrarse también en las ideas de nuestra sociedad y de sus diversos actores. La “madre de las batallas educativas” es cultural, de ideas, de los verdaderos objetivos de la enseñanza, en el currículo para el aprendizaje, en la pertinencia de la educación para el trabajo en una sociedad en transformación. Un debate centrado en el poder sin ideas fuerza que no sea de organización y gobierno, tiene el riesgo de terminar siendo un reparto de cuotas de poder y no centrarse en el tema central que es la articulación entre educación y trabajo, donde las competencias son el puente de unir y estrechar ambas orillas fuertemente

Etiquetas: ,

Conferencia en Brasil sobre la evaluación y la acreditación

www.youtube.com/watch?v=XF8ePZRVzzI

Conferencia en Brasil sobre la evaluación y la acreditación

www.youtube.com/watch?v=XF8ePZRVzzI

domingo, 11 de diciembre de 2011

Claudio Rama: ''La gratuidad completa es un error''

Publicado por El Nacional el Domingo, 06 de Diciembre del 2011
Esta noticia ha sido leída 168 veces

El uruguayo Claudio Rama habla de universidades y lo hace con propiedad.

Su experiencia en educación superior es extensa: ha sido conferencista y profesor y, entre otros cargos, ocupó la Dirección del Instituto Internacional de la Unesco para la Educación Superior en América Latina y el Caribe entre 2001 y 2006. Para él, las instituciones deben reformarse y ofrecer diversidad de carreras que respondan a las necesidades de la sociedad. Pero, al hablar de transformación universitaria en Venezuela, hay otros temas.

Hace aproximadamente un año se aprobó en primera discusión un proyecto de ley de universidades ­vetado el 4 de enero de 2011­, y comenzaron los debates sobre el sistema de ingreso, las elecciones y la calidad. El cambio en la educación superior es un asunto complejo.

−−En Venezuela se ha propuesto cambiar el sistema de ingreso para que todos puedan ingresar a la universidad.

−−Venezuela tiene un buen sistema diferenciado y diversificado. Lo importante es que haya oportunidades para todas las personas. No todos tienen las mismas posibilidades.

Debe haber diferenciaciones, que están en el esfuerzo de la gente, la vocación y la voluntad. Creo que hay que tratar de que todo el mundo ingrese a la educación terciaria y que todo el mundo continúe vinculado a sus capacidades. Alguien decía que a cada cual según sus necesidades y a cada cual según sus posibilidades. En muchos países hay sistemas masivos de ingreso y los estudiantes desertan rápidamente.

O puede pasar que los sistemas universitarios al final no valgan nada: no tienen ninguna competencia porque baja el nivel. En la medida en que se masifica sin control de calidad, los niveles bajan. La sociedad del futuro es la del conocimiento; eso implica esfuerzo y sacrificio, y también una valoración de ese esfuerzo y ese sacrificio.

−−¿Debe haber algún cambio en los sistemas de ingreso a las universidades venezolanas?

−−Los sistemas de ingreso deben ser diferentes en cada universidad. Es necesario que cada institución tenga su modelo. Me parece que debe hacerse un solo examen para que los estudiantes no tengan que estar recorriendo varios centros. Se puede realizar un solo examen nacional, que dé un resultado y cada institución fije los niveles de aceptación.

Supongamos que la evaluación tiene 1.000 como resultado máximo. Entonces, una universidad puede decir que pide más de 600 y otra más de 800. Esa diferenciación es la base del sistema.

−−Un tema que ha originado polémica es el de las elecciones en las universidades. ¿Toda la comunidad debe participar en igualdad de condiciones?
−−Creo que las buenas universidades del mundo son las que no se convierten en ámbitos políticos. La democracia no es la forma de determinar un currículo. El mecanismo para hacer eso es ver las demandas de la sociedad, la pertinencia, los niveles cognitivos, las estructuras. El mundo universitario requiere unos niveles de separación entre la gestión y el voto. Si en la academia el peso dominante es de estudiantes, ellos no comprenden las complejidades de lo que es una academia, y lo digo por experiencia. Eso no implica ninguna posición ideológica, sino una posición de lo que es mejor para los estudiantes.

Para ellos lo ideal es que no dirijan las instituciones educativas. Cuando los sistemas son divisibles en las complejidades por ámbitos que no tienen formación, se afecta la capacidad de mejoramiento.

−−¿Se debería, entonces, mantener el sistema electoral como está?
−−Sin lugar a dudas, y aún así creo que el sistema venezolano es bueno porque hay más participación en el Consejo Universitario. Creo que en los consejos universitarios deberían participar más las comunidades, en términos de empresas, ámbitos de representación social, pero con un peso minoritario. La institución debe ser dirigida fundamentalmente por los académicos. Pero también deben estar separados los académicos que ejercen la academia y los que son administradores.
Creo que la tensión academia - administración es buena.

−−Las universidades públicas siempre reclaman por falta de presupuesto. ¿Cómo salir de ese círculo vicioso?
−−Creo que la gratuidad completa es un error. Los sistemas igualitarios terminan siendo desiguales. Aquellos que puedan pagar la universidad deberían dar un aporte, y los que no, podrían tener becas. Creo que el sistema debe pensar que la calidad tiene un costo. Es imposible que las universidades tengan un presupuesto igualitario porque así no se reconocen las diferenciaciones. Hay un problema con mantener el modelo de gratuidad, que apunta más a la política, a la demagogia, que a la calidad. Si el sistema no piensa en calidad, termina convirtiéndose en un sistema de formación de política y no de recursos.

ARIANA GUEVARA G.

"La universidad venezolana está más preocupada por la cobertura que por la calidad"

11-03-2011 a las 16:00:29
Claudio Rama dice que en las universidades urge atender la formación del investigador y que la tasa de posgrados en Venezuela ha bajado en comparación con los posgrados de la región

Johandry A. Hernández

Claudio Rama, ex director de la Iecsal-Unesco y ex consultor del Banco Interamericano de Desarrollo

Claudio Rama fue director del Instituto Internacional de la Unesco para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (Iesalc) entre 2001 y 2006. Ha participado activamente en procesos de reforma de las universidades latinoamericanas. También fue profesor en la Universidad Central de Venezuela, asesor del Banco Interamericano de Desarrollo y de la Asociación Colombiana de Universidades. Tiene 9 títulos universitarios y participa como docente invitado en las instituciones más reconocidas de la región.

Su autoridad viene dada, pues, por una trayectoria dedicada a la reflexión enfocada hacia eso que el filósofo Edgar Morin llama enseñar para la compresión humana. En sus trabajos ha delineado cuatro grandes áreas que deben garantizar las universidades: impulsar una nueva educación para esta sociedad del poder, atender la histórica masificación estudiantil, trabajar por la internacionalización, la proyección social y la calidad.

¿Qué universidad necesitamos para que enfrente la complejidad creciente, la rapidez de los cambios y lo imprevisible de esta sociedad saturada de información? Desde su oficina en Montevideo, donde es decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad de la Empresa de Uruguay; ofrece algunos criterios para el debate venezolano sobre la reforma educativa.

¿Encuentra alguna diferencia entre el perfil de la universidad venezolana con la latinoamericana?

Todo país tiene sus particularidades en el sistema público de educación: hay una fase experimental del las universidades, un sector privado sin agenda todavía en la calidad, pero lo cierto es que no hay un modelo mejor que otro en América Latina, cada una tiene su diferenciación. Venezuela tiene un sistema universitario importante en el sector público, un buen sistema de estudios a distancia, un buen sistema de financiamiento a la investigación. La universidad venezolana está más preocupada por la cobertura que por la calidad.

¿Cuáles son los temas urgentes a discutir en una reforma?

En este momento se exige pasar a un enfoque de formación por competencias. El volumen de conocimiento es tan enorme hoy día que la educación no puede seguir con el esquema de transferencia de información. La calidad es creciente por las competencias que se adquieren dentro del proceso de enseñanza. Venezuela necesita trabajar en esta dirección.

¿Qué evaluación hace sobre la producción de investigación en el país?
Hay que trabajar más duro en la inserción en la investigación. La universidad venezolana, así como otras de América Latina, es una máquina de formación de profesionales y con deficiencias en la formación de personal de investigación. La tasa de posgrados en Venezuela ha bajado y en comparación con los posgrados de la región solo reúne al 5% del total de los estudiantes del sistema educativo global, una cifra realmente muy baja. En el continente, la media es de 8% y los más altos son México y Cuba. Los países desarrollados tienen coberturas en los posgrados por encima de 20%. En las universidades más grandes de América Latina -como la de Sao Pablo, Campinas y la Autónoma de México-, la cobertura alcanza 50%.

Proceso de integración

Rama aboga por la profundización de la integración para trabajar por un espacio común similar al europeo. Cree que se debe superar el discurso burocrático: “Somos un sistema muy cerrado y corporativo”, denuncia y dice que mientras no haya un organismo central y una filosofía objetiva, ese espacio no tendrá viabilidad.


¿Qué implicaciones tiene el hecho de que un gobierno no apoye la investigación en las universidades?
El problema de la generación de conocimiento no se resuelve hoy con la asignación financiera. La asignación es una parte, pero requiere un capital de riesgo, participación del mercado, del Estado, de las redes académicas y las universidades. La investigación no puede hacerse ni dentro del Estado, ni dentro de las universidades, por eso hay que hacer alianzas entre estos sectores. América Latina tiene muy baja producción de patentes y publicaciones indexadas, hay una enorme desigualdad. Uno de los problemas más graves es que la región importa conocimiento, salvo en los casos de Brasil, que está avanzado en los parques tecnológicos, en una agencia nacional de innovación que financia proyectos. No ha habido en Venezuela una visión pro tecnología y pro conocimiento. La visión parece ser más focalizada en la cobertura.

Elogio a LUZ

El doctor Rama destacó el interés y la participación activa de la Universidad del Zulia en adelantar desde hace años un proceso de reforma en el país. “LUZ es una significativa universidad de Venezuela y de la región. Estuve muchas veces en sus espacios, en debates sobre cómo adelantar procesos de transformación que fueron muy productivos”, expresó.

Usted ha insistido en la necesidad de la actualización de programas, reválidas y mejorar el sistema de estudios a distancia.


Debemos avanzar en un sistema de recertificación, porque el egresado debe actualizarse cada cierto tiempo en cursos, especializaciones, debe actualizarse para que los títulos no tengan caducidad indefinida. Venezuela ha avanzado en la cobertura de la educación universitaria, más allá del capital intelectual, ha construido una buena plataforma física para las personas con discapacidad, tiene un sistema inclusivo que da cabida a los estudiantes de bajos recursos. Pero no tiene sólidas bases de formación en sistemas virtuales. Brasil autorizó, por ejemplo, que 20% de los contenidos de los estudios presenciales fueran a distancia. El ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva dejó un vice ministerio de educación nacional a distancia y hoy tienen una matrícula de un millón de estudiantes a distancia. México está creando una universidad a distancia, en Colombia se está consolidando una universidad a distancia. Hay que seguir trabajando en este tema sin descuidar la calidad.

En la reforma venezolana se insiste en darles participación electoral a estudiantes, profesores, empleados, obreros. ¿Qué opina?

Está demostrado que el sistema de congestión demasiado elevado es muy difícil que pueda funcionar. La tendencia de incorporar más sectores no creo que sea un problema, sino la incidencia que eso tenga. Pero la tendencia mundial es separar lo académico de lo administrativo. En la mejor universidad de América Latina –la Unam- ni el rector, ni las autoridades, ni los decanos ni directores no son electos masivamente por estudiantes ni profesores. Se presentan todos, se evalúan las credenciales, se hace una compulsa y luego se hace una selección de los tres mejores. Ese sistema no hace a la Unam democrática, pero la hace la mejor. Someter a las universidades a un sistema de elección siempre ha sido un problema complejo, porque aumenta el nivel de politización. Las mejores universidades no tienen sistemas electorales, pero las peores -entre las que se cuentan algunas de Centroamérica y Bolivia- demuestran un sistema corporativo, corrupto, de negociaciones. Esto al final afecta al país, la producción de servicios. Los mejores sistemas son aquellos que privilegian el saber, producir conocimiento, tienen un buen salario. Las mejores son aquellas donde el saber se vuelve determinante.

Discusión sobre la diversidad de la universidad latinoamericana en la UCAB en Venezuela


la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) de Venezuela, publicó un libro "La Universidad Venezolana en el siglo XXI" en la cual se recopilan los diversos ensayos y sus debates realizados en el Encuentro bajo ese mismo nombre realizado en la propia UCAB del 6 al 8 de junio del 2011. Alli esta inserta mi ponencia “La nueva reforma de la diversidad universitaria: de la diferenciación institucional a la diversidad educativa” (pp. 231-248) , en la cual se profundiza en una nueva modalidad de la reforma de la calidad que no se apoya en criterios únicos y rígidos de la calidad sino en la diversidad de procesos, pedagogías, currículos, estructuras institucionales o pertinencias, para construir la calidad en la región.

Posted by Picasa

jueves, 3 de noviembre de 2011

La tarea pendiente de virtualizar la educación








Claudio Rama
Publicado en el Diario La República, Montevideo, 3 de noviembre, 2011

América Latina está inserta en una macro reforma universitaria derivada de la existencia de múltiples transformaciones en los conocimientos, las teorías pedagógicas y los mercados laborales. Entre los factores que impulsan muchas de las reformas destacan las tecnologías digitales de información y comunicación en tanto permiten mejorar la adquisición de competencias, la retención de los contenidos y las pedagogías de enseñanza, y por ende permiten una mejor formación de capital humano para responder a las demandas laborales y sociales. Los impactos son muy amplios y las nuevas estructuras curriculares, la internacionalización, la adquisición de competencias, el autoaprendizaje a través de aplicaciones informáticas o los posgrados cada vez están articulados a esa digitalización y virtualización de la enseñanza. Estas posibilidades han sido, sin embargo, en algunos países limitadas ante las resistencias que implica el nuevo paradigma. Corporativismos, ideologías, comodidades, desconocimientos, temores, son la carne que alimenta la baja virtualización de los aprendizajes y de incorporación de pedagogías informáticas, y que finalmente contribuye a bajos niveles de calidad de la enseñanza.
Tales resistencias han limitado la plena utilización de las oportunidades pedagógicas de las tecnologías y algunos, sin mínimas competencias para pensar, cacarean que para garantizar la calidad hay que mantener la presencialidad. Este discurso inclusive alimenta la propuesta de un instructivo del MEC de autorización de programas que incluye casi un “policía académico” que supervise cada plataforma, o hace algunos meses la resistencia al Plan Ceibal al exigir como única prioridad presupuestal la infraestructura edilicia y salarios docentes presenciales.
A escala global cuando la calidad es el centro de la política educativa, se expande con fuerza la virtualización. Es claro, ella permite mejorar la adquisición de competencias, mayor transferencia y diversidad de información, mejor retención cognitiva, mayor interacción entre actores y recursos educativos, diversidad de recursos didácticos e instruccionales así como mayor autoaprendizaje base de la adquisición de competencias y de logros de aprendizajes efectivos. Siempre el hombre con herramientas modernas ha cambiado el mundo.
El país, positivamente, se ha focalizado en una computadora por niño. Pero este constituye apenas uno de los caminos de la virtualización en tanto informatización pedagógica de apoyo en el aula. Pero se requiere no sólo pasar del cuaderno al computador, sino del pizarrón a las pantallas informáticas en red. Y a nivel medio y superior, pasar del aula al campus virtual, impulsando instituciones y programas de educación semivirtuales y fundamentalmente 100% virtuales.
En materia de educación semipresencial desde la década del ochenta a escala mundial -pero no aquí- se han creando instituciones públicas y privadas de educación a distancia que en los últimos años se han virtualizado. Por doquier avanza la virtualización. Aquí frente en Argentina la Universidad Siglo XXI, Blas Pascal o la Católica de Salta, por no decir la Universidad de Quilmes o el Programa Siglo XXI de la UBA son apenas una muestra, más allá de que ello es solo una gota y prima aún un paradigma muy presencialista. En Brasil, donde más convendría mirar, Lula impulsó esta modalidad y creó la “Universidad Aberta do Brasil”. En 2011, el 16% de los nuevos estudiantes terciarios lo hacen bajo modalidades semipresenciales. En México, con más tradición académica y más rigurosas políticas y recursos, este año el 10,3% de los estudiantes superiores lo hace a distancia, la famosa UNAM tiene el 15% de su matrícula a distancia (8% virtual), se crearon 8 universidades 100% virtuales, tanto públicas como privadas, y esta semana se formalizó la creación de la Universidad Abierta y a Distancia de México que este año ofrecerá 12 mil plazas.
La región inició un lento camino de la educación a distancia a nivel universitario cuando se crearon instituciones y programas públicos de acceso a través de modelos semipresenciales para permitir democratizar el acceso. Con la digitalización, estos modelos, que antes tenían relativa baja calidad, mejoraron y se expandieron sensiblemente permitiendo ingresar aquellos que por infinitos motivos no podían beneficiarse de los tradicionales sistemas presenciales. Pero ya no son oportunidades supletorias para personas con discapacidad, de tercera edad, del Interior o privadas de libertad, sino para todos en tanto se logran mejores, más eficientes y menos costosos aprendizajes. Ya no hay posibilidad de alcanzar el acceso universal y una educación de calidad sin la virtualización educativa. Desde 2008, Brasil realiza un examen nacional de egreso para todos los estudiantes universitarios que muestra que los resultados de los aprendizajes entre ambas modalidades son iguales. Se verificó en crudos números el fin de un mito.
Es tiempo de nuevos paradigmas, de comprender las realidades y ver las enormes oportunidades educativas de las tecnologías, de flexibilizar los requisitos formales burocráticos del MEC, de trabajar para superar la tiza, la lengua y el pizarrón e inclusive de habilitar nuevos mecanismos de regulación, incorporando la efectiva evaluación de los aprendizajes a través de los exámenes de licenciamiento profesional como en Brasil (Examen Nacional de Aprendizaje – Enade), en México (Ceneval) o en Colombia (Isfes – Exámenes de Estado). Finalmente no importa dónde estudian las personas, sino que lo fundamental son sus aprendizajes reales medidos a través de exámenes finales iguales para todos. Deng Xiaoping no entendió y cambió el mundo: “No importa que el gato sea blanco o negro, lo importante es que cace ratones”.

martes, 1 de noviembre de 2011

Rector de la ULADECH Católica presenta libro en México




Con la asistencia de diversas personalidades educativas y representantes de diversos países, el Ing. Dr. Julio Domínguez Granda, Rector de la Universidad Católica Los Ángeles de Chimbote y el Dr. Claudio Rama, del Observatorio Iberoamericano de Virtual Educa, presentaron el Libro denominado EL ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN VIRTUAL, del cual son los editores, contando además con el aporte de especialistas de diversos países. Esta actividad se ha realizado el martes 21 de junio en una de las aulas magnas de la Universidad Virtual de Monterrey en México, en el marco del desarrollo del XII Encuentro Internacional Virtual Educa, que se viene realizando en la semana del 20 al 24 de junio en la ciudad de México DF.

Por la importancia de la temática desarrollada, esta actividad se ha caracterizado por la masiva concurrencia y el gran interés de los asistentes por adquirir el libro. La publicación está orientada a promover un análisis regional, a través de la colaboración de investigadores de renombradas instituciones de educación a distancia, agencias de evaluación y acreditación, que propenda a contribuir e identificar realidades, problemas y soluciones a la construcción de la calidad de la educación a distancia desde el punto de vista de sus criterios, y procesos de evaluación y acreditación.

Durante la presentación se ha destacado el importante trabajo del Pbro. Dr. Juan Roger Rodríguez, Decano de la Facultad de Educación de nuestra universidad, quien tuvo a cargo la coordinación general de la producción, asimismo, se destacó el importante aporte de los coautores: Beatriz Fainholc (Argentina), Álvaro E. Padilla Omiste y Ramón J. Daza Rivero (Bolivia), Patricia Lupión Torres y João Vianney (Brasil), Selín Carrasco Vargas y Víctor González Escobar (Chile), Ángel H. Facundo D. (Colombia), Sonia Marta Mora Escalante, Juana Castro Tato (Costa Rica), Rosmary López Tovar, María José Rubio Gómez (Ecuador), Santiago Castillo Arredondo y María Rubio Roldán (España), Ramón Salgado (Honduras), Alejandra Senerio, Carla Pampaloni y Laura Ricci (Italia), Fabiola López y López, Francisco Javier Chávez Maciel, Javier Bautista Álvarez, Carlos F. Lascurain Fernández y Ricardo Mercado del Collado (México), José María Viaña Pérez, Milber Ureña Peralta, Julio B. Domínguez Granda y Juan Roger Rodríguez Ruiz (Perú), Juan Meléndez Alicea - Carmen Pacheco Sepúlveda (Puerto Rico), Altagracia López Ferreiras (República Dominicana), Claudio Rama (Uruguay), César Villarroel (Venezuela).

Terminada esta actividad académica, el Rector de nuestra universidad, Ing. Dr. Julio Dominguez Granda, fue entrevistado por la sala de prensa de Virtual Educa y por el canal de televisión del Instituto Latinoamericano de Comunicación Educativa (ILCE) de México, informando, en una de las entrevistas, que dado el gran interés observado en la presentación del libro ya se han iniciado las coordinaciones para traducir el libro al idioma portugués; se ha comunicado además que, desde la Universidad Católica Los Ángeles de Chimbote, se iniciará una producción bibliográfica de nivel internacional que desarrolle el eje de la Responsabilidad Social en el contexto de la Educación Iberoamericana. Sin duda actividades académicas que van consolidando las relaciones internacionales de nuestra universidad y que nos comprometen a seguir trabajando con calidad.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Libro: Las reingenierías de las universidades a distancia en América Latina


La Universidad del Caribe (UNICARIBE) de República Dominicana, editó un libro de mi autoria "Las reingeniería de las universidades a distancia" que se focaliza en los cambios que la digitalización y la virtualización estan provocando en algunas instituciones. A partir del analisis de tres casos, se intenta formular un modelo de las reingenierias en curso. Esta investigación fue originalmente la tesis de grado de una Especialización en Telemática e Informática de la Educación a Distancia en la Universidad Nacional Abierta (UNA) de Venezuela. Se anexa la introducción a dicho libro


El presente trabajo analiza como las instituciones de educación a distancia en América Latina están insertas en un proceso de profundas reingenierías asociadas a un cambio en su proceso educativo hacia la incorporación de la virtualización en la enseñanza-aprendizaje. La génesis de este estudio comparativo se focalizó en tres casos de la región y fue el trabajo final de una especialización en “Informática y telemática de la educación a distancia” realizada en la Universidad Nacional Abierta (UNA) de Venezuela. Posteriormente se desarrolló y completó en el marco de las investigaciones en el marco de las investigaciones realizadas en Unidad de Investigación de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de la Empresa en Uruguay (UDE) y se apoyo también en los estudios promovidos por el Observatorio de la Educación Virtual de América Latina y el Caribe de Virtual Educa que está asentado en la propia universidad.
En esta investigación se ha buscado develar como se están expresando en las instituciones educativas focalizadas en la educación a distancia, la irrupción de las tecnologías digitales. Tales realidades se han analizado como parte de un proceso más amplio asociado a cambios, reformas y reingenierías en curso para introducir el nuevo modelo de acumulación de capitales y de producción social de servicios educativos a menores costos, mayor calidad y más diferenciación. Ello en tanto hay una correlación de la virtualización educativa con el proceso de creación de una nueva educación asociada a los motores de la microelectrónica y la programación, así como a los nuevos contextos del saber desarrollados con la expansión del conocimiento y de un funcionamiento económico basado en la permanente innovación.
La investigación contextualiza los diversos nudos de la nueva educación en construcción y se focaliza en su impacto en la educación a distancia y en red como una de las más importantes manifestaciones de esos cambios en curso. Así, se propende a analizar las nuevas características que comienza a asumir la educación a distancia superior en la región y se conceptualiza el momento y el objeto del estudio en el proceso de virtualización de las instituciones de educación. La propia tendencia a la virtualización es vista como parte además de la creciente internacionalización de la educación que facilita e incentiva a estas instituciones a incorporar las nuevas tecnologías y pedagogías de enseñanza.
El estudio se apoya en el análisis de tres casos de instituciones con programas de educación a distancia como la UNAH, la UTPL y la UNED, profundizando en sus evoluciones y en las transformaciones que se han desarrollado en sus modelos educativos y organizacionales. El trabajo estudia los cambios de esas instituciones de educación a distancia y a partir de ellas conceptualiza e interpreta las reingenierías al interior de las modalidades semipresenciales para viabilizar el pleno aprovechamiento de las tecnologías digitales. A partir de estos estudios de casos se realiza un análisis comparativo visualizando en 32 variables las dinámicas de funcionamiento de las instituciones y de sus transformaciones.
Sobre ese análisis comparativo, el trabajo formula un conjunto de criterios y estrategias de soluciones para instrumentar el proceso de virtualización y de reingenierías de este tipo de institución a distancia, muchas de las cuales se pueden generalizar a todas las instituciones educativas, a través de la planificación estratégica y focalizadas en el desarrollo de una plataforma tecnológica compartida, la formación y actualización de los recursos humanos, la digitalización de los contenidos y la construcción de redes de colaboración, propendiendo a minimizar las resistencias y a facilitar que el proceso de típico sesgo shumpetereano de “creación destructiva”, no se bloquee y anula la innovación educativa.
Como siempre todo trabajo tiene muchos agradecimientos personales que contribuyeron a la investigación y su desarrollo. Especialmente quiero destacar en la génesis a Mario Mariño de la Universidad Nacional Abierta que fue el tutor del trabajo original cuyos comentarios me ayudaron a mejorar los enfoques. Al final especial reconocimiento a Andrés Aybar y Ariadna Aybar, Rector y Vicerrectora de la Universidad del Caribe (UNICARIBE) que acogieron con mucho agrado la propuesta de la edición de este nuevo titulo en la Colección que viene la Universidad publicando de mis investigaciones y cuyo apoyo de honra enormemente.

Montevideo, abril, 2011