miércoles, 20 de enero de 2010

Entrevista: En America Latina el capital dominante es la naturaleza y no el capital humano


ENTREVISTA REALIZADA POR JOSE LUIS CORICA DE LA REVISTA COGNICION
Año 5, Nº 20, Mendoza Argentina

Claudio Rama es Investigador, profesor, consultor en educación superior. Director del Centro de Educación Superior y Sociedad del Conocimiento (Universidad la Empresa , Uruguay). Fue Director del Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC) (2001-2006). Concluyó 8 estudios universitarios: Economista; Postgrado en Derecho de Autor; Postgrado en Propiedad Industrial; Especialista en Telemática e Informática de la Educación a Distancia; Especialista en Marketing; Master en Gerencia Educativa; Doctor en Educación; y Doctor en Derecho. Habla francés, inglés, portugués y español. Director del Instituto Nacional del Libro; Director del Sistema Nacional de Televisión; y Vice Presidente del Servicio Oficial de Difusión, Radiotelevisión y Espectáculos (SODRE) del Uruguay. Conferencista en 126 instituciones académicas en 26 países. Consultor de ANR, ASCUN, BID, CERLALC, ILCE, PNUD, SEMESP, UNESCO y diversas Universidades de la región. Publicó decenas de ensayos y 16 libros. Recibió dos veces el Premio Nacional de Literatura del Uruguay (1999 y 2008). Ha sido distinguido como Doctor Honoris Causa de la UNMSM de Perú, entre otros reconocimientos.

El Dr. Claudio Rama ha publicado recientemente el libro “La universidad latinoamericana en la encrucijada de sus tendencias”.


José Luis Córica: El libro es una investigación sobre la educación superior llevada a cabo por el autor en el contexto latinoamericano ¿Cuáles fueron las motivaciones iniciales que lo impulsaron a realizar este estudio?



Claudio Rama : El mundo está en un fuerte contexto de cambios en las tecnologías, en los mercados laborales, en los conocimientos y sin duda estos procesos están impactando en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Quería investigar cuales son específicamente el conjunto de cambios que se están produciendo en la educación superior en la región desde un visión lo más amplia posible y derivada de un claro nuevo escenario societario y de los modelos económicos, tecnológicos y políticos que han emergido en los últimos tiempos. El libro analiza unas 21 variables y el escenario tendencial de cada una de ellas así como sus interrelaciones, con la finalidad de construir una visión sobre cuales son los motores de cada una de estos temas específicos y hacia donde se están moviendo dichos escenarios. Al analizar ese amplio conjunto de variables se puede dimensionar la complejidad de las transformaciones, las múltiples interrelaciones entre los problemas y las tensiones que se crean como resultado de los cambios. Al verlos además desde un enfoque regional, se visualizan más claramente las diferencias y similitudes en la región y en los diversos países. Esas variables, como la cobertura, los sistemas de acceso, la regulación gubernamental, la evaluación, la acreditación internacional, las estructuras curriculares, la diferenciación institucional, la privatización, la mercantilización o la virtualización entre otros, permiten ver el panorama de los procesos de cambio y de nuevas realidades que se están conformando. Aunque el futuro no existe, y finalmente la incertidumbre y la complejidad son los conceptos dominantes, es necesario formular visiones prospectivas para poder visualizar las políticas y estrategias necesarias para construir los sistemas académicos para la sociedad del conocimiento.



José Luis Córica: Usted ha estructurado su libro en torno a tendencias y tensiones que se están produciendo en las universidades latinoamericanas actualmente, lo que nos ubica en un contexto de cambio, en el medio de un proceso que aún no sabemos bien qué caminos tomará, en qué situaciones nuevas nos situará. En su opinión, ¿cuáles son las acciones más adecuadas que las universidades latinoamericanas deben implementar para superar exitosamente este proceso de cambio?



Claudio Rama : Las tensiones son derivadas de las propias tendencias y transformaciones. Al masificarse los sistemas por la ampliación de las demandas de acceso, irrumpen fuertes tensiones por presiones orientadas a la deselitización de los sistemas de educación superior. La problemática del acceso de las personas de color en Brasil o de los indígenas en Bolivia es parte de un amplio escenario regional. Respecto a esas y todos las tendencias hay muchos respuestas, tanto a nivel de las universidades y de los sistemas de educación superior. Sin embargo parecería que las respuestas ya no puedan ser sólo a nivel de las instituciones sino que tienen lógicas sistémicas. Igualmente, cada institución desarrollará su forma específica de respuesta a los nuevos contextos ya que no hay formas idénticas de las propias configuraciones de las universidades. Hace varios años se hablaba de desafíos globales y respuestas nacionales. Hoy cada vez más, tanto los desafíos como las respuestas son globales. Cuando más amplios sean los escenarios de las respuestas, mayor capacidad de desarrollo tendrán los sistemas de creación y uso de conocimiento. En este sentido, las instituciones deberán tender a especializarse en algunas áreas del saber en el marco de sistemas nacionales y sobre todo regionales de educación superior. Con miles de nuevas opciones educativas y temas de investigación, la universidad compleja y que abarca todos los campos del conocimiento es cada vez más difícil de concebir. La calidad también requiere especialización y curvas de aprendizajes muy particulares y focalizadas. Igualmente los sistemas nacionales de educación superior están impulsados a promover procesos de internacionalización para construir currículos más globales, para facilitar procesos de movilidad académica y para incentivar procesos de especialización de la docencia y la investigación en el marco de redes de conocimiento



José Luis Córica: Una de las tendencias que usted identifica es hacia la internacionalización de la educación, que está obviamente relacionada con la globalización y el crecimiento de las nuevas tecnologías. Esta internacionalización, ¿puede verse como una oportunidad de las instituciones latinoamericanas para acercarse a los estándares de calidad europeos o es más bien un desafío que nos será difícil superar?



Claudio Rama : La internacionalización apunta en muchas direcciones. Hoy no es posible pensar sistemas universitarios de calidad sin movilidad académica y profesoral, redes de investigación comunes, sistemas de docencias articulados, etc. Más aún no pueden existir currículos en algunos campos del conocimiento que no tengan materias internacionales, estudios comparativos, lenguas internacionales, bibliografías internacionales, estándares de la evaluación y acreditación globales, etc. En el libro se analiza como, a medida que la educación se vuelve más especializada y se aumentan los estudios con los postgrados, se avanza a la internacionalización de la educación. En la base de la primera la educación tiene componentes nacionales de identidad, de equidad, de solidaridad y de igualdad. A medida que se avanza en los niveles superiores, el conocimiento se especializa, se internacionaliza, la calidad es más dominante, y al tiempo se aumentan los costos y la selección. Ese proceso conduce a enfoques internacionales. No es posible ya para ningún sistema universitarios desarrollar todas las áreas de conocimiento sin cooperación e internacionalización, no es posible construir sistemas de calidad sin intercambio y redes. Eso está llevando la educación desde enfoques nacionales a enfoques globales, desde indicadores de calidad locales a acreditaciones internacionales, y desde visiones de pertinencia local a concepciones mucho más amplias de las pertinencias que se articulan en los enfoques por competencia. En tal sentido estamos pasando de la educación como un derecho exclusivo de segunda generación, a una concepción que comienza a verla también como un derecho de tercera generación y donde la comunidad internacionales tiene deberes y derechos respecto a la educación en cada sociedad. Es un proceso complejo que se articula a la internacionalización como tendencias y la desnacionalización como tensión política. Veremos cada vez más como la educación se irá concibiendo como un bien público global, donde estándares de calidad, niveles de pertinencia, estructuras curriculares, docentes y estudiantes serán cada vez más globales. Más allá de las universidades de clase mundial, todas las instituciones de calidad deberán internacionalizarse. Los rankings son apenas un inicio de una fuerte tendencia a la evaluación y la acreditación internacional.



José Luis Córica: La tendencia hacia la masificación de la educación superior es un fenómeno mundial, pero es muy notable en América Latina. ¿Cree usted que este suceso ayude a nuestra región en su proceso de desarrollo? ¿Por qué?



Claudio Rama : Cuanto más personas estén capacitadas y formadas, más será posible que la sociedad y la economía de la región puedan avanzar hacia sociedades del conocimiento y gestionar los temas más complejos en lo científico. Sin embargo, en el grado hay una masificación, pero en el postgrado aún es muy baja la cobertura y es allí donde están los saberes más significativos. Aún nuestro capital dominante es el capital natural (minas, bosques, tierras). Es una lógica derivación de una población econonómicamente activa que no tiene más de 8 años promedio regional de escolarización. Es obvio entonces que la productividad es muy baja en la región y la desigualdad es alta ya que deriva de capitales productivos privados. Habrá desarrollo e igualdad cuando el capital humano sea el mayor capital que tenga la región. Sin embargo, ello no será meramente por más años de estudio, sino por niveles de calidad superiores. Sin cantidad no puede haber calidad, pero ya es tiempo que la región, ahora que ya tiene el 35% de su grupo erario inserto en los sistemas de educación superior atienda más los temas de calidad.



José Luis Córica: Una tendencia en cierta manera opuesta a la masificación de la educación universitaria es la de la mercantilización de la misma, que genera tensión con la gratuidad. ¿Cuál es su opinión al respecto?



Claudio Rama : Al contrario, sostengo que la expansión de la demanda de educación, el aumento de los costos por la búsqueda de una mayor calidad y la necesidad de una educación a lo largo de la vida, han derivado en fuertes dificultades de mantener la gratuidad en muchos países. Ese proceso iniciado en los 80 y que ha derivado en diversas restricciones selectivas de acceso ha continuado y se mantendrá durante un largo tiempo. Los sistemas de elites podían ser subsidiados completamente, pero los sistemas de masas costosas tienen fuertes restricciones a ello, lo cual ha derivado, más allá de un aumento de los presupuestos públicos, una diferenciación institucional a menores costos y por sobre todo una mercantilización de la educación por la vía de la expansión de la educación superior privada que ha derivado en sistemas de educación superior más desiguales. América Latina a nivel mundial tomó un camino muy complejo que es educación gratuita selectiva que ha derivado en una selección social, y educación privada para sectores de menos capital cultural y físico que se constituye como una de las desigualdades más complejas de los sistemas de educación superior.

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal