domingo, 12 de junio de 2011

Reformas de la diversidad uniersitararia

Claudio Rama

Publicado en el Diario El Nacional, Caracas. Miercoles 8 de junio, 2011



Las universidades latinoamericanas están atravesando las reformas de la diversidad. Es una fase posterior a las reformas de la diferenciación (70-90) y a las reformas de la calidad (90-2000), como nuevo momento que requiere y reclama diversidad curricular, pedagógica, de accesos para expandir el conocimiento y reconocer las nuevas realidades. La condición de estos proyectos es la autonomía y la libertad, cuyo rol académico final ha sido final la capacidad de una periódica innovación, en tanto son formas de gobiernos permeables a la introducción de cambios desde la propia base docente-estudiantil. Esta característica de la universidad latinoamericana ha permitido históricamente la introducción de diversidad de reformas tanto silenciosas como ruidosas, y que ha permitido pasar de “la universidad latinoamericana” como un modelo único, de los 50 a “las universidades latinoamericanas”, como actual realidad diferenciada en lo institucional, gracias impulsos como el movimiento reformista de los estudios generales, la departamentalización, las reformas tecnocráticas o la propuesta de la universidad revolucionaria. Desde los 70, la diferenciación institucional, fue la respuesta reformista tanto gubernamental como del mercado a los desafíos de la radicalización de la universidad y la alta expansión de las demandas de acceso frente a las restricciones presupuestales. Tal movimiento reformista promovió la diferenciación pública y la expansión privada, pero no innovó ni transformó los modelos pedagógicas o curriculares tradicionales. La diversidad fue de la calidad, por diferencia en las calificaciones docentes y en las infraestructuras educativas, lo cual fue la base de la reforma centrada en la calidad que a través de la educación como un bien público, introdujo desde los 90 controles de calidad y injerencias de los gobiernos en las universidades, acompañando sistemas de evaluación y acreditación voluntarios.
Sin embargo, esta reforma ha tenido sus excesos y ha producido una relativa desautonomización de la universidad latinoamericana y una tendencia a la homogenización administrativa de los sistemas universitarios, a través de la proliferación de regulaciones, las limitaciones a la diversidad y la pérdida de capacidad innovativa y de renovación de las instituciones y por ende del propio sistema terciario. El concepto de la calidad se formalizó y burocratizó como una regulación normativa y única del proceso de enseñanza y no exclusivamente en la existencia de estándares mínimos de aprendizajes sino en restricciones a la flexibilidad y diversidad de procesos educativos.
La respuesta es el movimiento de la diversidad, centrado en los aprendizajes y en la flexibilidad de procesos de enseñanza y de diversidades curriculares, pedagógicas institucionales.
Se expresa en múltiples direcciones: algunas focalizadas en los aspectos curriculares, hasta otras más centradas en los aspectos de acceso, en tanto otras centradas en las diversidades pedagógicas. Es la forma de construir la universidad plural de la diversidad. El tema es no sólo la diversidad de sujetos (indígenas, personas con discapacidad u otros excluidos) de los procesos de enseñanza, sino que es la diversidad de procesos de enseñanza, de pertinencias, de estructuras organizacionales y de misiones educativas. Así irrumpen cada vez más diversidades educaciones como la educación teórica, la educación práctica, la educación en red, virtuales, a distancia, semipresencial, y la educación especializada, como parte de esas diversidades curriculares y pedagógicas
Es una demanda de diversidad, que es al tiempo la búsqueda de siempre de la libertad y la autonomía de las instituciones educativas buscando construir caminos pedagógicos y curriculares propios. La excesiva regulación, el avance de guías más amplia y precisas y estándares para todos los procesos educativos, plantea un borde complejo entre libertad y autonomía como mecanismo para alcanzar la calidad a través de la diversidad o a través de la burocratización y regulación de los procesos educativos para alcanzar la calidad. La diferenciación institucional así como la autonomía son los presupuestos que están abriendo las puertas universitarias al multiculturalismo, currículos y recorridos más libre y diversos y pedagogías propias de cada institución.

[1] Ex Director UNESCO – IESALC con sede en Venezuela

Etiquetas: ,

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal